Singapur, una de las ciudades más modernas del Sudeste Asiático

Después de un merecido descanso en el hotel, nos encaminamos de nuevo a Marina Bay, para conocer la zona más moderna de Singapur, que en la noche resulta especialmente animada.

El hotel Marina Bay Sands es una de las mayores atracciones de la ciudad,  y  su piscina infinity ofrece las  mejores vistas de Singapur.

El Hotel tiene también el primer Casino de la ciudad y uno de los centros comerciales más grandes y modernos del mundo, por lo que es ideal para ir de compras si disponeis de un presupuesto abultado, ya que en las inmediaciones se encuentran las tiendas de Cartier, Tiffany & Co, Hermès, Louis Vuitton, entre otras.

En el Centro Comercial, además de tiendas, hay un montón de lugares para comer, e incluso un canal donde navegan góndolas y que comunica también con el hotel.

Interior Centro Comercial Marina Bay

Góndolas Marina Bay

Entrada Marina Bay Sands

Fachada Marina Bay SandsAl Hotel se llega en metro bajando a la parada Bay Front, aunque nosotros optamos por la opción más cómoda: el taxi.

Según la Wikipedia, las 20 hectáreas del complejo fueron diseñadas por Moshe Safdie Arquitectos y la ingeniería corrió a cargo de Arup y Parsons Brinkerhoff (MEP).

El núcleo del complejo está formado por tres torres independientes de 55 plantas destinadas a hotel, coronadas por una única plataforma apoyada sobre ellas a modo de terraza abierta —de 340 m de largo y más de una hectárea de superficie— y que finaliza en uno de los lados en la mayor plataforma pública en voladizo del mundo, sobrevolando la torre norte unos 67 m.

La plataforma elevada se destina a un parque al aire libre, Sands Sky Park, que cuenta con la piscina elevada más larga del mundo, con un borde invisible de 150 m y situado a 200 m sobre el suelo, con capacidad para 3.900 personas.

La piscina está construida con 181,6 toneladas de acero inoxidable y tiene una capacidad de 1440 m³ de agua.

Infinity Pool Singapur

Hay cuatro juntas de dilatación bajo la piscina principal, diseñadas para hacerla compatible con el movimiento natural de las torres, y que permiten un desplazamiento total conjunto de 500 mm.

Además del viento, las torres del hotel también están diseñadas para hacer frente a un posible asiento diferencial del terreno, por lo que los ingenieros han construido e instalado gatos hidráulicos para permitir el ajuste futuro en más de 500 puntos bajo el sistema de la piscina. Este sistema de elevación es importante sobre todo para garantizar que el borde invisible de la piscina permanezca horizontal y siga funcionando correctamente.

El Skypark también cuenta con restaurantes en la azotea, discotecas, jardines con cientos de árboles y plantas y un observatorio público con vistas de 360 grados del skyline de Singapur.

El museo de Arte y Ciencia se construyó junto a los tres bloques y tiene la forma de una flor de loto.

Flor de Loto

Su techo es retráctil, lo que facilita que una cascada a través del techo recoja el agua de lluvia cuando está cerrado por el día, ofreciendo un espectacular juego de luces láser cuando se abre por la noche.

Nos quedamos con ganas de subir también al  Singapore Flyer, la noria más grande del mundo, de 165 metros de altura, pero lo dejamos pendiente para un futuro viaje a Singapur.

Frente al Hotel, en la bahía, cada noche se representa un espectáculo de luz, agua y sonido, totalmente gratuito.

El espectáculo resulta sobrecogedor especialmente si se contempla desde el suelo, aunque esa noche nosotros optamos por verlo desde lo alto del Hotel Marina Bay.

En el show se proyectan diferentes imágenes sobre enormes pantallas formadas por agua y un montón de luces láser, acompañadas de música.

Hay dos pases diarios y es algo que nadie debe perderse si viaja a Singapur.

Nuestra intención inicial era subir al Sky Park de Singapur, la terraza voladiza de 67 metros más grande del mundo, pero después de ver los precios desorbitados cambiamos de idea y decidimos acceder a la terraza del Cé La Vi, también en la Torre 3 del Complejo Marina Bay Sands.

Las vistas desde lo alto del Hotel son indescriptibles.

IMG_9555

IMG_9565

IMG_9569

La entrada al Restaurante Cé La Ví, por 22 $ por persona,  incluye una bebida e incluso pagando un suplemento, es posible tomar un aperitivo. Nosotros probamos un pollo satay que estaba francamente bueno.

Ce la Vi Marina Bay Singapur

pollo satay

El espectáculo, la altura y el aperitivo nos habían abierto el apetito, así que abandonamos Marina Bay para ir a cenar a un lugar menos glamouroso pero con unos platos exquisitos, el restaurante Diandin Leluk Thai, en las proximidades del Hotel.


Anuncios

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.