Collector cruise: Un día de navegación en el Ryndam de HAL✔⛵❤

 EN Un día de navegación en el Ryndam de HAL

Tras la escala en Ulvik tocaba día de navegación hasta retornar a Dover.

En teoría, era el último día del crucero, el de la despedida para la mayor parte de los pasajeros, aunque nosotras estábamos muy contentas porque todavía continuábamos doce días más. :woohoo: :woohoo:

Así que nos levantamos tarde, y dedicamos un rato a la lectura y al dolce far niente.

Almuerzo en el Pinnacle Grill

A las 12.30 a.m. nos fuimos a comer (a esas alturas ya nos habíamos hecho al horario americano :laugh: :laugh: ) al Pinnacle Grill, aprovechando la invitación que nos habían cursado desde la mayorista Un Mundo de Cruceros, a través de nuestra agencia, Zafiro Tours Calafell.

Junto con otros detalles, en forma de tarjetas prepago para bebidas a bordo por importe de 200 $, y en compensación por no haber podido realizarnos el upgrade solicitado a camarote exterior, la mayorista nos obsequió con varios detalles, gesto que agradecí en su momento de forma personal y vuelvo a agradecer desde aquí. :)

El Pinnacle ofrece para el almuerzo diferentes platos que para el menú de la cena, pero no por ello menos excepcionales.

Esto fue lo que nos comimos ese día de navegación en el Ryndam de HAL.

navegación
navegación
navegación
navegación
navegación
navegación
navegación

Después de comer, cafelito en el Explorations Lounge, piscina, spa, relax, risas, es decir, lo de siempre :laugh:

navegación

El Menú Internacional de Holland América

La última cena en el barco, para los que desembarcaban tras el último día de navegación en el Ryndam de HAL, fue el famoso Menú Internacional.

El menú consiste en una carta dividida por continentes (Europa y África, Asia y Australia, América del Norte y del Sur, y algo que se denomina «tour alrededor del mundo» elaborado por el afamado chef Rudi. :woohoo: :woohoo:

navegación

Esto fue lo que nos comimos esa noche:

navegación
navegación
navegación
navegación

Despidiéndonos de nuestros amigos

Después de la cena, un rato de charla muy agradable en la piscina de popa con algunas de las amistades que hicimos en esa primera parte del crucero (un beso especial a Mónica de Sitges :kiss: :kiss: ).

Antes de retirarnos, gin tonic en el vacío Crow´s Nest (supongo que todo el mundo estaba haciendo maletas) y a dormir en nuestro último día de navegación en el Ryndam de HAL.

Política de tabaco a bordo de Holland América

Aprovecho el inciso para hablaros del tabaco:

Aunque en ese crucero llevaba más de dos años sin humos, de vez en cuando hacía alguna incursión en los procelosos mundos de la nicotina.

Ese crucero no fue una excepción. :S :S

Por desgracia, he retomado el hábito aunque estoy en vías de volver a dejarlo.

Así que, después de cenar subimos a la piscina de popa a fumar un cigarrillo, ya que en el interior del barco está totalmente prohibido fumar.

Únicamente se permite fumar en el casino a las personas que acreditan estar jugando.

Una noche pude contemplar in situ el cabreo de una pasajero ítalo-argentina a la que habían obligado a apagar el cigarrillo, que aprovechaba para fumarse en el casino.

La pasajera. que no estaba jugando, en una mezcla de spanglish-italiano, juraba en arameo y amenazaba con el próximo día gastarse únicamente un dólar en el casino, a ver si así alguien le echaba narices para prohibirle fumar. :cheer: :cheer: :laugh:

Pues eso, a dormir, que al día siguiente nos esperaba nuevamente Dover, y con ello el reencuentro con nuestros amigos Fermín y Marina, que se incorporaban a esa segunda parte del trayecto. :laugh: :laugh:

navegación
Anuncios

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.