Celebrity Equinox: Nápoles. Capítulo 8 👌⛵✔

ÚIltima escala a bordo del Celebrity Equinox

Nuestra última escala a bordo del Equinox sería en  Nápoles, una preciosa ciudad del sur de Italia.

Habíamos planeado ir a Pompeya, por libre, en el tren circumvesuviano, acompañados de nuestras entrañables amigas chilenas, pero la tormenta con la que nos recibió el Golfo a las 4.00 de la madrugada nos hizo despertarnos y todo.

Cambiando de planes por la tormenta

Creo que Der Spion hizo alguna foto de los relámpagos y la lluvia torrencial, pero no he conseguido encontrarla. :blush: :blush:

Solo deciros que el día anterior había habido 7 muertos en Génova, al norte del país, por las lluvias torrenciales.

Por si fuera poco, el día de nuestra escala,  además de estar casi todo cortado, se tuvo que suspender el partido de fútbol entre el Napoli y la Juventus :whistle: :whistle:

Así que imaginaros la magnitud de la tormenta :S :sick: :blink: :blush:

Por ello, y sobre la marcha, cambiamos los planes, y decidimos quedarnos a bordo mientras no amainase el temporal.

Celebrity se puso también las pilas.

Inmediatamente anunciaron por megafonía que se programaban nuevas actividades a bordo para entretener a la mayoría de los huéspedes que habían decidido, como nosotros, quedarse a bordo.

Los fantásticos desayunos en el Restaurante Blu

Nos fuimos a desayunar al Blu :woohoo: :woohoo:

Creo que aún no os hablé nunca de los magníficos desayunos.

Solo deciros que el Parfait Blu (muesli, yogur fresco y frutas del bosque) y el Parfait Solstice (muesli, yogur fresco y fresas) fueron mi perdición cada mañana.

Ese día había otros barcos en puerto: un Oceanía y el Costa Mágica

Paseo napolitano tras la tormenta

Tras pasar la mañana pasmando en el barco, al mediodía, y pareciendo que la lluvia había amainado un poco, decidimos bajar a tomarnos un vinito con nuestras amigas chilenas y dar así un paseo por el centro de la ciudad.

Entre la lluvia torrencial de la mañana, y que era domingo, la ciudad parecía un poco fantasma, con todo cerrado, pero aún así tiene un encanto especial.

Tras los vinitos en las Galerías Umberto I decidimos subirnos al bus turístico y hacer un recorrido panorámico por la ciudad.

La mayoría de los barrios altos de la ciudad se encontraban cortados al tráfico por las inundaciones :S :sick: :dry:

Más fotos de un destino que no me canso nunca de visitar.

Última noche a bordo

Ya de regreso al barco, tocaba hacer equipajes :blink: :blink: :sick: y como no habíamos comido nada, pizza y pinchitos al servicio de habitaciones, para prepararlas con tranquilidad :woohoo: :whistle: :whistle: :laugh: :laugh:

Terminadas las maletas, vinitos en el Passport Bar para despedirnos de nuestros amigos y nuestra última cenita en el Blu :S :sick: :blush: :blink:

Estos fueron nuestros postres:

Tras la cena, nuestros últimos gin tonics a bordo :S :side: :pinch: :angry: :angry: y al día siguiente, a las 9.30 a.m. desembarco tardío, shuttle gratuito del puerto de Civitavechia hasta la entrada del puerto, caminata arrastrando maletas hasta la estación de tren (no había taxis disponibles, siempre es lo mismo en ese puerto :evil: :evil: ), Eurostar City hasta Termini, autobús a Fiumicino, vuelo de Iberia sin incidentes maletiles :evil: :evil: y ¡¡FIN DEL CRUCERO!! :S :S :S

Tocaba empezar a preparar el siguiente, pero eso será otra historia.

Ya os iremos contando nuestras futuras andanzas

Anuncios

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.