Un crucero diferente en el Balmoral de Fred Olsen

Hace ahora un año estábamos deshojando la margarita sobre el barco y la ruta a elegir para nuestro crucero veraniego.

Como sabéis, viajo con frecuencia con mi madre, que tiene serios problemas de movilidad y se desplaza en silla de ruedas, por lo que a la hora de planificar un crucero son muchos los detalles que debemos mirar: que el barco tenga camarotes accesibles, que las escalas no sean en tender -ya que es casi imposible que podamos bajar-, etc, etc.

Teníamos ganas de conocer la naviera Fred Olsen toda vez que por lo leído en diferentes Foros de cruceros y blogs de viajes, parecía totalmente indicada para lo que buscábamos.

En España se comercializa a través de la mayorista Un Mundo de Cruceros.

La ruta elegida, pese a llevar un montón de cruceros realizados, era totalmente novedosa para nosotras: Newcastle, tránsito por el Canal de Kiel, Kiel, Wismar, Hamburgo, navegación por los ríos Elbe y Weser, Bremen y regreso al Port of Tyne, en Newcastle.

El primer inconveniente lo tuvimos a la hora de formalizar la reserva, ya que Fred Olsen únicamente admite un determinado número de pasajeros en silla de ruedas, pero gracias a la buena gestión de nuestra Agencia de Viajes, Zafiro Tours Calafell, conseguimos solventarlo y que nos lo permitiesen, no sin antes cubrir un extenso y farragoso cuestionario en inglés, que tuvimos que enviar a la naviera antes del embarque, detallando desde las dimensiones y el peso de la silla de ruedas hasta el historial médico de la persona con discapacidad.

IMG_20170814_165251.jpg

Además, Fred Olsen te advierte, «gentilmente» y con poco margen de maniobra -unos días antes de zarpar-, que no tendrás asistencia en los puertos de destino, únicamente en el embarque y el desembarque.

Pese a ello, y como somos aventureras por naturaleza, nos liamos la manta a la cabeza, y el 14 de agosto de 2017 subíamos a bordo del Balmoral, tras un par de días de estancia previa en Newcastle.

El barco nos enamoró desde el primer momento. Pese a tener una edad -fue construído en 1998- se encuentra en perfecto estado de conservación, siendo su última remodelación en 2007.

Tiene algo menos de 45.000 toneladas y capacidad para 1300 pasajeros, y unas estancias muy agradables.

Es un barco, y me atrevo a decir una naviera, dirigida a personas de edad avanzada, por lo que prima la tranquilidad y el ambiente relajado.

Desde ya os digo que no es la más adecuada para viajar con niños y ni siquiera me atrevería a recomendarla a la mayoría de las personas que conozco, salvo que les encante navegar, como a mí, porque correrían el riesgo de aburrirse a bordo.

Elegimos un camarote exterior, pero como todos los camarotes para pasajeros con discapacidad, tenía la vista obstruída por un tender.

Se notaban los años del barco en la decoración y las comodidades del camarote, pero nosotras estuvimos muy a gusto en él.

Continuará …

Anuncios

2 comentarios sobre “Un crucero diferente en el Balmoral de Fred Olsen”

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.