Oceanía Riviera. Visitando Livorno ✔⛵👌

La siguiente escala era Livorno.

Desayunando en el Riviera

Desperté temprano, con la intención de quemar las calorías, que ya se empezaban a acumular, en el gimnasio, pero me percaté de que en los casi 27 kilos de maleta ¡¡no había introducido zapatillas de deporte!! :evil: :evil:

Así que opté por sustituir las máquinas por unas cuantas vueltas caminando a paso ligero en el circuito de jogging.

Aunque debo reconocer que primero pasé por el rincón del café, en el Horizons de la cubierta 15, para tomar un pre-desayuno :woohoo: :woohoo: (zumito, café y muffin).

Empezaba a amanecer y el día estaba muy nublado, incluso amenazaba lluvia.

Cuando me cansé de dar vueltas al circuito (cada 6 vueltas es un Km), decidí bajar a despertar a mi madre, para ir a desayunar en condiciones. :woohoo: :woohoo:

Había empezado a llover, y cada vez había más negros nubarrones sobre nuestras cabezas ¡¡amenazaba tormenta!! :evil: :evil:

Qué hacer en Livorno en una escala de crucero

Mientras planeábamos el crucero, habíamos pensado que en esta escala tocaba conocer Lucca.

En Florencia y Pisa ya habíamos estado en otras ocasiones, y Siena, nuestra asignatura pendiente, queda demasiado lejos.

Aunque la escala era medianamente larga, (estábamos en puerto desde las 8.00 hasta las 20.00 p.m.) al coincidir en domingo, con menos frecuencias en los trenes de Trenitalia, la distancia hacía difícil llegar hasta Siena sin pasar apuros para volver. :S :S

Fuimos a desayunar al buffet (creo que tengo alguna foto en algún lado, pero os las pondré cuándo las encuentre :S).

El surtido era enorme, y había una estación donde preparaban tortillas y huevos al gusto.

También había frutas (con una enorme variedad de frutas del bosque :woohoo: :woohoo: ), quesos, embutidos, ahumados, etc.

La bollería era muy surtida y deliciosa :woohoo: :woohoo: .

Igualmente, había mucha variedad de zumos, y alguno que yo conozco, ;) ;) se pondría ciego en la zona de salchichas, bacón, huevos benedictinos, etc, etc. :whistle: :whistle:

Un paseo por Livorno

Después de desayunar, y como la tormenta persistía, abandonamos por completo la idea de viajar a Lucca.

¡No nos apetecía mucho darnos un palizón bajo la lluvia! :S :S

Así que optamos por bajar a puerto y darnos un paseo por Livorno, por dónde siempre habíamos pasado de largo, camino de Florencia y Pisa.

Oceanía había dispuesto shuttles gratuitos, desde el puerto hasta la Piazza Grande, en el centro de Livorno, y en el hall de la cubierta 5 había un mostrador con un representante de la oficina de turismo local, que nos facilitó mapas, y nos indicó los lugares de interés a visitar en Livorno, aunque también nos dijo que, por ser domingo, nos encontraríamos todo cerrado. :evil: :evil:

Ese día en puerto, además del Riviera, había un MSC.

City Sigthseeing Livorno

Pese a que cuando llegamos al centro de Livorno había dejado de llover, e incluso parecía que el cielo quería despejar, optamos por la versión «bus turístico», que solemos utilizar en la mayoría de los puertos, para hacernos una idea panorámica del lugar que visitamos sin necesidad de dar grandes caminatas. :woohoo: :woohoo:

Solo deciros que Livorno, capital de la Toscana, no nos pareció nada especial, quizá tendríamos que volver en otra ocasión para captar su esencia. :blink: :blink:

Esta vez, al ser domingo, lluvioso, todo cerrado, calles vacías, lo cierto es que nos pareció un sitio demasiado común, no le encontramos ningún encanto especial. :blink: :blink:

Os pongo algunas fotitos para que os hagáis una idea.

Más fotitos.

Por momentos llovía, y por otros, el cielo se despejaba y el sol era abrasador, así que alabamos la iniciativa del conductor del bus turístico de no despejar el techo, ya que así nos servía para protegernos, indistintamente, del sol y de la lluvia, aunque fuese algo más difícil tirar fotos, al estar prohibido levantarse. :whistle: :blink: :blush:

Este es, sin duda, el edificio más feo de toda la ciudad. :evil:

Y ésta es la Catedral de Livorno :S :blush: :blink:, (en italiano, cattedrale di San Francesco), la iglesia principal de la diócesis de Livorno.

Se encuentra en la Piazza Grande, en el centro de la ciudad.

Livorno

Como en todas las ciudades del mundo, mi paisano Amancio monta sus tiendas en las calles más céntricas. ;) :P

Y nuevamente, mi madre fue incapaz de resistirse a la foto para su colección!

Livorno

Por cierto, en este crucero a bordo del Riviera, y gracias a no tener canal de noticias en español, (aunque cada noche nos dejaban en el camarote, junto al diario, una versión reducida de las noticias de actualidad en España), conseguimos aislarnos de los avatares de la prima de riesgo, del rescate, la intervención, y todas esas cosas tan feas que en ese verano de 2012 estaban ocurriendo en nuestro país. :evil: :evil: :evil:

Eso sí, en Italia tampoco lo estaban pasando muy bien, a juzgar por el precio de las gasolinas.

Livorno

Como no había mucho más que ver en Livorno, y no podíamos hacer shopping al estar todo cerrado, (nuestras tarjetas de crédito fueron las que más lo agradecieron :whistle: :whistle: ) nos tomamos un refresco y decidimos volver a almorzar al barco.

El buffet del Terrace Cafe del Oceanía Riviera

Subimos a comer al Terrace Café.

En cuanto encuentre las fotos del buffet las subo, pero solo deciros que había bastante variedad de platos.

Lo que más me gustó fue la isla de ensaladas, y sobre todo la parrilla, dónde al momento te preparaban desde una rodaja de salmón :woohoo: :woohoo: hasta un filete de ternera o una brocheta de pollo y ternera.

También había bastante variedad de postres y unos magníficos helados, y cada día ofrecían distintos postres sin azúcar (que estaban buenísimos :woohoo: :woohoo: ).

Como «curiosidad», en el buffet, aunque es autoservicio, los huéspedes no manipulamos los alimentos en ningún momento, porque absolutamente todo lo sirven los camareros.

Esa tarde la dedicamos a piscinear, ya que felizmente la tormenta se había alejado y lucía un sol brillante. :woohoo: :woohoo:

Cuando nos cansamos de piscinear, agua perrier y brochetas de frutas, :woohoo: :woohoo: además de baños de burbujas y chorros terapéuticos en nuestra maltrecha espalda, :laugh: :P ;) decidimos arreglarnos para la cena e irnos a tomar un aperitivo en el Martini Bar

¿Os he dicho que ese se convirtió en nuestro lugar preferido del barco? :woohoo: :woohoo:

Para los que me conocéis, sabéis que no necesito, e incluso escapo, de los barcos con demasiada animación.

Nosotros disfrutamos enormemente de una buena copa de vino, escuchando música relajada en un ambiente íntimo, y por tanto solemos huir de las navieras con chunda chunda, macarenas y bailes en la piscina.

Quizá por eso, hemos disfrutado tanto en este barco, dónde ese tipo de animación es totalmente inexistente, pero dispone de lugares increíbles en los que disfrutar de una buena copa escuchando buena música.

Ese día, el aperitivo pre-cena lo amenizaban Tony Payne y su piano. :)

Livorno

Por cierto, el huésped que veis sentado, junto a su esposa, en la mesa de delante, no dudó en ponerse al piano, en un momento que Tony descansaba, y amenizar la velada tocando y cantando canciones súper conocidas.

Fue muy divertido. :laugh:

Se me había olvidado contaros que con el vinito te sirven unos aperitivos, que como te los comas todos, se te quitará el hambre y no podrás cenar, pero el queso con aceite estaba de infarto. :woohoo: :woohoo:

Mientras disfrutábamos de la velada pre-cena, el capitán anunció por megafonía que, debido a las condiciones del mar, se cancelaba la escala prevista al día siguiente en Portofino, y se sustituía por una escala en Génova.

Al parecer, se preveían fuertes vientos y marejadas que harían difícil el desembarco en tenders, sin poner en riesgo a los huéspedes y a la tripulación. :( :(

Aún no habíamos zarpado de Livorno y comenzaba a anochecer.

Livorno

Toscana, restaurante italiano a bordo del Riviera

Ese día nos tocaba cenita en el restaurante italiano Toscana, pero antes pasamos por el GDR, para ver la carta que ofrecía esa noche.

Livorno

El restaurante italiano nos encantó, aunque la cena resultó muy agitada, porque habíamos zarpado ya de Livorno, y el barco se meneaba muchísimo, debido al fuerte viento.

Además de la carta con el menú principal, hay una variada carta de aceites, y un «somelier aceitero» :laugh: :laugh: que, en inglés, te recomienda diferentes sabores y bouquets. :blush: :blush:

Nosotras elegimos COSTANZA BADIA A SETTIMO FIRENZE, (fruity and peppery olive oil , the super-premium oil by which all others are judged; unrivaled for its full, fruity flavor and distinctive peppery finish. From the Toscana Region, aderezado con un BALSÁMICO DI MODENA SASSO TORINO (Dark and Rich Vinegar Dark and rich, made from specially selected grapes and heralded as both full-bodied and smooth. From the Piemonte Región).

Todo eso ponía la carta en su descripción, y este fue el resultado! :woohoo: :woohoo:

Livorno

Acompañado de este pan :whistle: :P :laugh: :woohoo: :woohoo:, y un espléndido shiraz australiano, que habíamos probado por primera vez a bordo del Equinox. :woohoo:

Por cierto, el ajo caramelizado fue mi perdición: estaba buenísimo y me lo comí todo, :woohoo: :woohoo: aunque luego pasé toda la noche con ardor de estómago. :blush: :blink: :blush:

¡¡Soy demasiado glotona!! :blush:

Livorno

¡Y estos fueron los platos que elegimos esa noche! :woohoo:

Como entrante, mi madre tomó Fritto di Calamari con Salse a Scelta (Lightly Breaded Baby Calamari served with Spicy Marinara or Aioli Sauce) y yo elegí, por eso de la dieta, :evil: :whistle: :laugh: :laugh: Asparagi al Vapore su Coppa e Parmigiano, con Vinaigrette di Pomodorini Arrosto (Steamed Green Asparagus with Coppa, Parmigiano Reggiano, and Baby Greens, served with Roasted Tomato Vinaigrette).

Por cierto, la vajilla del Toscana, además de preciosa, ¡es de Versace!

De segundo, nos tomamos, las dos, Risotto All’ Aragosta (Carnaroli Rice sautéed with Main Lobster Morsels, and chopped Italian Parsley and slowly simmered in reduced Lobster Broth).

Livorno

Y, de tercero, :woohoo: :woohoo: Aragosta Fra Diavolo con Tagliolini Freschi (Succulent Whole Maine Lobster sautéed with Fresh Garlic, Spicy Crushed Chili Peppers, Italian Parsley and Vine Ripened San Marzano Tomatoes, served over Fresh Tagliolini Pasta).

Confieso que la langosta no fuimos capaces de terminarla. :blush: :blink: :dry:

Livorno

El barco se movía ya considerablemente, lo que unido a que nuestros estómagos estaban llenos a rebosar, hizo que optásemos por sustituir el postre por un ligero helado y un café.

Por cierto, me encantó la taza en la que nos sirvieron el café, y los dulces que lo acompañaban.

Tras la cena en el Toscana, tomamos una copita en el Martinis y nos fuimos a dormir, mecidas por el movimiento del barco, que ese día se balanceaba bastante. :whistle: :whistle:

Continuará …

Anuncios

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.