Navegando desde Newcastle por el Canal de Kiel en el Balmoral de Fred Olsen

Scroll down to content

Habíamos elegido este crucero por lo novedoso de sus puertos de escala, que al menos para nosotras, eran totalmente desconocidos.

La travesía la iniciamos el 14 de agosto desde Newcastle, una bonita ciudad en el nordeste de Inglaterra, a orillas del río Tyne.

Por precaución, nos gusta llegar al puerto de salida al menos un día antes, así que el día 12 de agosto, tras un largo periplo aeroportuario (A Coruña-Madrid-Heatwrow-Newcastle) llegabamos por la noche a la ciudad y nos alojábamos en el Hotel Holiday Inn Express Newcastle.

La habitación, en la línea de todos los hoteles Holiday Inn, estaba perfectamente adaptada para personas con discapacidad  y la estancia resultó muy agradable.

 

Al día siguiente madrugamos para callejear por la ciudad, un importante centro cultural y de negocios, famosa, además, por su intensa vida nocturna.

Sus orígenes se remontan a la época del Imperio Romano, conservándose todavía en la actualidad parte del muro de Adriano que formaba parte del Fuerte Pons Aelius.

En la Edad Media sufrió numerosos ataques escoceses, que intentaban destruir el New Castle, castillo normando construido en 1080 sobre los restos del Fuerte Romano y del que la ciudad toma su nombre.

De la muralla que rodeaba toda la ciudad y del Castillo Nuevo quedan todavía algunos vestigios, que veríamos a nuestro regreso a la ciudad tras el crucero.

Pero el día había amanecido lluvioso y el paseo se tuvo que limitar al centro de la ciudad, dónde pudimos ver los exteriores de la Catedral de San Nicolás, construida en 1448, y cuya torre se ve desde casi toda la ciudad, que se encontraba cerrada ese día.

En su exterior hay una  una gran estatua de bronce de la reina Victoria.

Seguimos nuestra ruta hasta el Teatro Real, situado en Grey Street, una de las calles más bonitas de toda la ciudad, y en la que se encuentra también la Columna de Grey, construída en honor de Charles Grey, el segundo Earl Grey, benefactor de la ciudad.

 

 

Era ya la hora de comer y como es habitual siempre que viajo con mi madre, nos dirigimos al restaurante español El Torero.

Al mal tiempo buena cara, mientras esperábamos a que dejase de diluviar para poder seguir turisteando un poco, disfrutamos de unas sabrosas gambas al ajillo cocinadas por su propietario, un catalán de Girona.

 

sdr

El domingo, 13 de agosto amaneció, en cambio, un día soleado, que nos permitió seguir conociendo y paseando por la bonita ciudad.

 

Los atentados islamistas sufridos por Inglaterra en los últimos tiempos han hecho reforzar la seguridad y todas las calles del centro tienen barreras de protección.

 

20728029_10154959063521158_3643056756694746501_n

Y como la mayoría de las grandes ciudades inglesas, tiene también su particular Chinatown.

 

Lo cierto es que Newcastle me ha sorprendido mucho, y en positivo. Pensaba que sería la típica ciudad inglesa, sucia e industrial, pero nada que ver.

Es una bonita ciudad llena de rincones entrañables. Y ese día, con una animación excepcional en sus calles, debido a la celebración de un encuentro de fútbol entre el equipo local y el Tottenham City, que se saldó con victoria de estos últimos para desdicha de los aficionados locales.

 

Nuevamente elegimos para comer un lugar typical spanish, jajajaja, el Tapas Revolution Bar, dónde no podían faltar las gambas, las croquetas y hasta la crema catalana british style.

 

Así, entre paseos y comidas, llegó el día del embarque.

El puerto de Newcastle upon Tyne se encuentra a unos 16 kilómetros y de él zarpan también ferries hacia Amsterdam, al haberse suspendido, hace pocos años, la ruta Newcastle – Bergen.

He echado un vistazo por la red y he visto que en la actualidad hay también dos travesías semanales a Gotemburgo, en Suecia, y a Kristiansand, en Noruega.

La terminal de cruceros es pequeña, cómoda y manejable, y dispone de un amplio aparcamiento para vehículos, por lo que es un puerto muy demandado por los ciudadanos ingleses para crucerear.

Los trámites para embarcar fueron rápidos y en poco tiempo estábamos a bordo del Balmoral.

 

 

Continuará …

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.

A %d blogueros les gusta esto: